El año pasado (2015) tuve la oportunidad de conocer la Imprenta Patriótica, un proyecto de conservación del Instituto Caro y Cuervo de las artes gráficas tradicionales (tipografía, litografía, encuadernado manual, etc) para crear un espacio único en medio del paisaje de la Sabana de Bogotá.

 

Esta visita encargada por el Ministerio de Cultura me llenó de emoción y nostalgia. Cuando estudié Diseño Gráfico en la Universidad Nacional, las artes gráficas se encontraban en un periodo de transición: las tecnologías informáticas para la producción de libros estaban en pleno furor a nivel internacional (Europa y USA) pero apenas abriéndose camino en Colombia, lo que me permitió aprender las 2 formas de producción aunque estaba claro que una pasaría a la historia. En 1993 visité los talleres de la imprenta distrital como parte de una de varias visitas académicas. Recuerdo especialmente las maquinas de linotipos, que fundían lingotes de plomo para formar las líneas de letras que el linotipista tipografiaba. Parte de las destrezas necesarias de este oficio era leer hojas montadas, escribir sin mirar el teclado y verificar lo escrito, esto ultimo es especialmente difícil sabiendo que se hace al revés, pues las líneas de tipos que sirven de matriz para la impresión están al revés, para luego poder imprimirse de manera correcta (al derecho).

 

Recuerdo que había mas de 100 maquinas de linotipo dentro de la Imprenta Distrital, pero cuando visite la Imprenta Patriótica había menos de 10. Me comentaron que lo mejor de esas demás maquinas está guardado para que sirvan de repuesto para las pocas están en funcionamiento.

 

Durante la visita puede volver a repasar cada cosa aprendida y olvidada. También me regalaron un libro y me hicieron notar que su forma de producción no es digital, en cada hoja se sentía el grosor de la tinta, la presión de la matriz y cada pequeña imperfección que denota un trabajo histórico, casi artesanal.

 

Aprendí además que en esta misma casa, en el 1800, Antonio Nariño editó la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, extraída de la Revolución francesa, un documento prohibido en esa época por su carácter progresista y revolucionario.

 

Gracias a este proyecto del Instituto Caro y Cuervo se conserva de manera incomparable la producción , la experiencia, el conocimiento y la practica de las artes gráficas tradicionales.

 

Web Site del Instituto Caro y Cuervo: http://www.caroycuervo.gov.co

 

 

_TES9230

 

_TES9230a

 

_TES9231

 

_TES9232

 

_TES9233

 

_TES9234

 

_TES9235

 

_TES9235a

 

_TES9236

 

_TES9237

 

_TES9237b

 

_TES9237c

 

_TES9237d

 

_TES9239

 

_TES9239a