El viento frío, el mar tibio y las gaviotas a la expectativa.

 

Los amaneceres son breves momento, pero los colores hablan solos: proveen un discurso que te conecta con la vida y el planeta. Tu corazón se siente regocijado y agradeces por un nuevo día, por ser quien eres, por ser testigo de tanta belleza y por las hermosas personas que te acompañan.

 

Aunque sea fotógrafo, caí en la tentación de cerrar los ojos para que sol me llegara al rostro, para que mi cuerpo sea consiente del calor que recibe, para saber que yo también hago parte de los colores del día.

 

Dónde: Emerald Coast, Fort Walton Beach.